Blog

El poder del diálogo interno

  |   Liderazgo personal, Productividad   |   No hay comentarios

¿Cómo te hablas a ti mismo? ¿Qué clase de amigo eres para ti? ¿Qué estados internos te generas con tus pensamientos? Hoy me gustaría hablarte del diálogo interno, de todas esas conversaciones que tenemos con nosotros mismos en cada momento, lo que nos decimos y cómo nos hablamos.

 

Nos pasamos unas 14 horas al día dialogando con nosotros mismos. Pero el verdadero problema es que el 80% de esos pensamientos y afirmaciones son negativos ya que muchas veces no paramos de criticarnos. Este diálogo interno nos acaba haciendo daño porque esos pensamientos negativos  repetidos de forma reiterada acaban convirtiéndose en creencias que nos limitan y que finalmente nos hacen actuar de una manera o de otra. Hay personas que se hablan así:

 

“Jolín, otra vez estoy con lo mismo”

“Si es que soy un inútil”

“Yo no puedo…”

“Esto no me lo merezco…”

“No vale la pena que me esfuerce, nada cambiará”

“No lo conseguiré”

“Los otros son mejores que yo”

“Siempre igual, mira que estoy cansado”

 

Las palabras tienen un gran poder de manifestación. Aquellas que constantemente y de forma diaria nos repetimos, sin darnos cuenta, se convertirán en las que ponemos el foco y acabaremos actuando acorde a ellas. Estos pensamientos que condicionan nuestro estado interno al final perjudicarán nuestros resultados. Si piensas que no eres bueno hablando en público, cuando lo hagas estarás centrándote en lo negativo que puede pasar, incrementando tus nervios, para luego reafirmarte en que no sabes hablar bien en público. Si piensas que no eres suficientemente bueno en lo que haces, pero tu compañero sí, actuarás no dando lo mejor de ti sino quitándole valor a lo que haces porque no eres suficientemente bueno. Si piensas que no sabes vender, cada vez que no cierres una venta te confirmarás a ti mismo que eres un mal vendedor lo que influirá en tu actitud a la hora de vender. Si piensas que no puedes y tienes miedo a equivocarte dejarás de hacer cosas para evitar esas situaciones.

 

A través de nuestro diálogo interno acabamos sintiendo que somos capaces de hacer algo o todo lo contrario. Tiene un impacto del que demasiado a menudo no somos conscientes.

 

Analiza como piensas

 

Según el diálogo interno que tengamos, sin darnos cuenta nos estaremos autosaboteando a nosotros mismos y no conseguiremos los resultados que queremos. Para poder avanzar en nuestro liderazgo personal es necesario cambiar los pensamientos negativos que nos asaltan a diario.

 

  1. Analiza como piensas. Es el primer paso para identificar esos pensamientos recurrentes que te dices a ti mismo. Anótalos.
  2. Reformula en positivo esos pensamientos. “No puedo…” por “si otras veces he podido, ahora también…”, “si es que soy un inútil” por “me he equivocado, tengo que probar otras opciones”, “no vale la pena que me esfuerce, nada cambiará” por “voy a hacer otra cosa a ver si puedo cambiar mi situación”, “estoy cansado como cada mañana” por “ahora me siento cansado pero luego se me pasará”, etc.
  3. Estar presente en el día a día y dar las gracias por lo que tienes. Buscar pensamientos de presencia, lo que ya estás haciendo y valorar lo que ya tienes frena esos pensamientos críticos. Mientras más presente estés y más consciente de lo que haces en cada momento menos diálogo interno se producirá.

Mientras más te quieras a ti mismo mejor serán tus resultados y mayor tu felicidad. Valora lo que ya estás haciendo, lo que tienes y conviértete en tu mejor amigo.

 

¡Feliz semana!

No hay comentarios

Escribir un comentario

¡NO TE PIERDAS MIS POSTS!

¡Subscríbete a mi newsletter!

Y recibe la "Guia para conseguir tus objetivos". 
¡SUBSCRIBIRME AHORA!
X