Blog

¿Te marcas miniobjetivos para 2016?

  |   Desarrollo personal, Objetivos, Planificación   |   No hay comentarios

 

Finaliza el 2015 y muchos miramos atrás y revisamos los objetivos que nos marcamos para el año, algunos de ellos cumplidos, otros a medias y algunos sin poner siquiera en marcha.

 

Desde que inicié mi aventura emprendedora algo que he aprendido ha sido que marcarme objetivos es vital para conseguir dónde quiero estar. Definirlos me ha facilitado el enfoque, seguir avanzando en mis metas, encaminar las acciones que realizo, dar sentido al esfuerzo y la energía diaria que dedico y me ayudan a perseverar en los momentos difíciles o de bajón en los que pienso quien me mandó a mi meterme en esto. Y hago lo mismo en otros ámbitos de mi vida. Me ayudan a tomar consciencia sobre si lo que hago en cada momento me está aportando a la vida personal y profesional que deseo o estoy perdiendo el tiempo.

 

El proceso que sigo para definir los objetivos es el que os detallo a continuación. A mi me es útil, así que os lo dejo por si os puede ser de utilidad para definir los vuestros.

 

  1. Para poder visualizarlos mejor, coge una hoja en blanco y un bolígrafo y empieza a apuntar una lista de palabras o frases que definen de forma básica cómo quieres estar en distintas áreas de tu vida: tu mismo, pareja, familia, placer, trabajo, amigos, dinero,… Por ejemplo, encontrarte bien, pasar tiempo con la familia, aumentar la facturación, testar un nuevo producto, escribir un libro, pagar la hipoteca,… Esta lista sería algo así como las metas.

 

  1. Estas frases están formuladas de forma amplia, lo que no os van a ayudar del todo. Deberéis ser más específicos y concretar un poco más. Cuando dices encontrarte bien, pregúntate: ¿Qué te está faltando para encontrarte mejor? Deporte, alimentación, descanso, reducir estrés,… Cuando dices aumentar la facturación, ¿a qué cantidad o porcentaje te refieres y respecto a qué?, ¿sobre qué productos o servicios lo quieres hacer?, ¿con todos los clientes o con un segmento específico?, … Mi consejo es que para cada una de las áreas que hayáis definido en el primer paso, os marquéis miniobjetivos y en la medida que los vayáis cumpliendo, ir introduciendo nuevos. Si para encontrarte mejor decides llevar una alimentación más sana, un miniobjetivo específico y que se pudiera medir seria “Introducir una pieza de fruta en el desayuno y en la merienda cada día de la semana”. Si consigues durante más de veintiún días ponerlo en práctica (es el tiempo que los expertos dicen que se necesita para incorporar un hábito en nuestra vida), puedes seguidamente introducir otros como “Retirar el consumo de azúcar en el desayuno de lunes a sábado” o “Comer verdura en la comida y en la cena de lunes a sábado”, y así progresivamente.

 

  1. Cuando tengas elaborada tu lista de miniobjetivos, revísala y descarta todo aquello que hace años que te marcas y no cumples. A veces es difícil cumplir algunos objetivos porque los beneficios que obtenemos de no hacerlo nos compensan más. Hacer deporte, adelgazar, aprender un idioma o buscar un nuevo trabajo implica que nos tenemos que movilizar, que tenemos que dedicar tiempo, que debemos tener mayor fuerza de voluntad y todo eso supone un esfuerzo que a veces, incluso inconscientemente, no estamos dispuestos a realizar porque nos resulta más cómodo estar como estamos. Y encontramos mil y una excusas para no hacerlo, y para justificar el porqué no lo hacemos. Así que quizás es bueno ser honesto con uno mismo y si mentalmente no estamos preparados, dejar el objetivo para más adelante o si queremos mantenerlo, empezar con pequeñas acciones que no nos supongan un gran esfuerzo. Como dice Platón “ El inicio es la parte más importante del trabajo”. Por ello, si decides mantener uno de los objetivos que te cuesta tanto cumplir, dedícale tan sólo cinco minutos diarios. Y verás que rápidamente se convierten en quince o veinte. Lo importante es la intención y ésta también se desarrolla.

 

  1. Una vez claros los miniobjetivos con los que te quedas, y para chequear si son objetivos SMART (específicos, medibles, retadores, realistas y definidos en el tiempo) hazte las siguiente preguntas:
  • ¿Qué beneficios voy a obtener si lo consigo?
  • ¿Cómo va afectar en mi vida personal o profesional este objetivo?
  • ¿Está conectado con lo que necesito?
  • ¿Cómo lo voy a hacer? ¿Depende de mi o necesito ayuda de otros? ¿A quién le voy a pedir ayuda?
  • ¿Qué recursos necesitaré: tiempo, dinero, energía?
  • ¿Qué costes tiene cumplir ese objetivo?
  • ¿Qué tengo que dejar de hacer para poder cumplirlo?
  • ¿Cómo voy a saber si estoy consiguiéndolo?

 

 

Dedicar un par de horas a hacer este trabajo te dará claridad mental de dónde estás y dónde quieres estar, te empoderará y te ayudará a enfocar tu energía en aquello que es relevante para ti.

 

Ten tu lista de miniobjetivos fácilmente accesible para poder revisarla de forma continua.

 

Y para cumplirlos te harán también falta tres compañeros de viaje: compromiso, perseverancia y autodisciplina. Y éstos se entrenan haciendo lo que dijiste que harías.

 

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar” Antonio Machado

 

Os deseo Felices Fiestas!!!

No hay comentarios

Escribir un comentario

¡NO TE PIERDAS MIS POSTS!

¡Subscríbete a mi newsletter!

Y recibe la "Guia para conseguir tus objetivos". 
¡SUBSCRIBIRME AHORA!
X