Blog

¿En qué estado emocional está tu equipo? La tristeza (3/5)

  |   Gestión equipos, Inteligencia emocional, Liderazgo   |   No hay comentarios

¿Tu equipo está desmotivado, poco perceptivo, pesimista, sin iniciativa? Si coinciden varias de estas dimensiones posiblemente su estado emocional sea de tristeza.

 

La tristeza aparece cuando hay algo que valoro y siento que lo estoy perdiendo o lo he perdido. Un proyecto en el que el equipo estaba muy ilusionado que no se consigue, ese jefe que tanto apreciábamos que se va, la reorganización de ese equipo que trabajaba tan unido, … Todas ellas son situaciones que pueden provocar tristeza. En muchos casos desmotivan y el equipo se puede sentir desanimado lo que provoca la pérdida de la iniciativa y las ganas de asumir los retos. Negar esa tristeza significa quitarle valor a lo que ha sucedido, así que seria como una anestesia que cuando se pasa el efecto se vuelve a sentir dolor.

 

A menudo, con la presión por obtener resultados, como responsables pasamos de un tema a otro sin darnos cuenta que a veces el equipo necesita “digerir” la situación. Hablar con el equipo, analizar qué ha pasado, qué ha sucedido, qué es lo que no se ha conseguido, ayuda a profundizar en la tristeza colectiva y reconocerla. Pero después se vuelve necesario sacar al equipo de ahí, considerar que es una etapa pasada e identificar los posibles aprendizajes para así poder seguir adelante y encarar el futuro desde la ambición y la predisposición para seguir haciendo cosas.

 

 

La tristeza a menudo se esconde detrás del estado de ánimo de la resignación. Según Ovidio Peñalver (@ovidioisavia), experto en emociones colectivas, es un estado de ánimo restrictivo y limitador, y genera sumisión y renuncia. El equipo está en estado de resignación cuando se comporta como si algo no pudiera cambiar, mientras que otros pueden ver que sí se puede cambiar. No ven el futuro como un espacio lleno de otras posibilidades. Las personas o el equipo resignados sienten que no pueden hacer nada ante la situación en la que están, que se encuentran a merced de lo que pase. No ven alternativas, están cerrados y no divisan posibilidades de futuro. Tienen el juicio que las cosas no van a cambiar, hagan lo que hagan, “es que somos realistas”. Su realismo lo fundamentan con juicios para convencerse que no es posible hacer nada.

 

Superar la resignación implica salir de la zona de confort, hacerse responsables de la situación y empezar a hacer cosas. Y eso significa arriesgarse, probar, esforzarse, mejorar, equivocarse,…

 

El equipo puede llegar a reconocer que está en un estado de resignación pero no saber qué hacer para llevar a cabo un cambio. Es ahí dónde el líder debe definir hacia dónde hay que ir, que es lo que se espera de ellos y qué acciones empezar a realizar. Cuando las personas empiecen a actuar ellas mismas serán las que generarán otras posibles acciones.

 

 

No hay comentarios

Escribir un comentario

¡NO TE PIERDAS MIS POSTS!

¡Subscríbete a mi newsletter!

Y recibe la "Guia para conseguir tus objetivos". 
¡SUBSCRIBIRME AHORA!
X