Blog

La proactividad: Tu aliada para conseguir objetivos

  |   Liderazgo personal, Objetivos   |   No hay comentarios

Han acabado las vacaciones de Navidad para muchos y hoy empieza de nuevo la rutina diaria, pendientes del reloj, con los horarios marcados y con mucho trabajo para este 2017 acabado de estrenar.

 

Probablemente muchos de vosotros os habréis marcado objetivos para este nuevo año que empieza y éstos implican un cambio de hábitos que a veces nos resulta difícil. Nuestro cerebro está acostumbrado a unas rutinas e introducir nuevas no le resulta una tarea fácil. De ello hablé en mi post sobre objetivos que no cumples.

 

Pero que sea difícil cambiar hábitos automáticos no significa que sea una tarea imposible. Cómo dice Stephen R. Covey en su libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” , que he estado releyendo estos días, “un hábito es la intersección entre conocimiento (qué hacer y porqué), la capacidad (cómo hacer) y el deseo o la motivación (querer hacer)” y necesitamos esos tres elementos para convertir algo en un hábito en nuestra vida.

 

En muchas ocasiones tenemos el conocimiento y la capacidad pero no el suficiente deseo o motivación. Todos sabemos lo que debemos comer para mantenernos saludables y tenemos la capacidad de hacerlo ya que seguro que en otras ocasiones lo hemos hecho, pero nos falta la motivación y el deseo profundo para querer hacerlo. Pensamos en los costes que implica para nosotros, en todo aquello a lo que debemos renunciar, en la disciplina que debemos tener, y acabamos abandonando y no cumpliendo con aquello que nos propusimos.

 

Por ello, cuando nos marcamos objetivos es interesante dar respuesta a esos tres elementos:

 

  1. ¿Qué quiero hacer y porqué?
  2. ¿Tengo la capacidad para poder hacerlo?
  3. ¿Cuál es mi motivación, para qué quiero conseguir ese objetivo?

 

Y para poder ponerlo en práctica es imprescindible ser proactivo. La actitud que tengamos ante esos retos que nos hemos fijado marcará la diferencia. Ser proactivo no es sólo anticiparse o tomar la iniciativa, sino ser responsable de nuestra propia vida, de hacer que las cosas sucedan y de cumplir los compromisos con nosotros mismos. Es adoptar una actitud responsable ante los distintos retos para así poder dar respuesta. Una actitud proactiva facilita la motivación para conseguir los objetivos.

 

Ante nuestros objetivos tenemos dos opciones: Practicar un actitud proactiva de empezar a hacer y persistir en aquello que nos hemos propuesto o bien, empezar a hacer y abandonar a la mínima de cambio porque “no tengo tiempo…, es que el trabajo…, es que mis hijos,…es que es imposible,…”. Al final nosotros decidimos qué hacemos.

 

Quizás alguno de vosotros se pregunte sobre qué pasa cuando el objetivo es muy retador y después de haber trabajado duro no lo consigues. Esta posibilidad está ahí y puede suceder pero sino lo pruebas, sino caminas en la dirección que quieres, nunca sabrás si lo puedes conseguir o no. Y a pesar que no lo consigas, ya nunca más serás la persona que eras antes, habrás ampliado tu zona de confort, habrás desarrollado nuevas habilidades y la actitud necesaria para afrontar retos nuevos. Como dice Xesco Espar (@xescoespar) en su libro”Jugar con el corazón” lo importante es la persona en la que te has convertido.

 

¡Que tengas una feliz semana!

 

 

 

No hay comentarios

Escribir un comentario

¡NO TE PIERDAS MIS POSTS!

¡Subscríbete a mi newsletter!

Y recibe la "Guia para conseguir tus objetivos". 
¡SUBSCRIBIRME AHORA!
X