Blog

La gratitud como fuente de felicidad

  |   Desarrollo personal, Inteligencia emocional, Liderazgo personal   |   No hay comentarios

¿Eres de los que se focaliza en lo que le falta o de los que agradecen lo que tienen? Hoy me gustaría hablaros de la gratitud. La gratitud es una emoción que nos hace sentir bien cuando pensamos que todo aquello que tenemos es positivo y adecuado para nosotros. Es también una actitud ante la vida que cuando la practicamos nos genera paz y bienestar. Disfrutar el presente y estar agradecido por lo que tenemos y lo que recibimos de los demás contribuye a nuestra felicidad.

 

 

Barreras a la gratitud

 

En demasiadas ocasiones pensamos más en aquello que nos falta que en aquello que tenemos. Nuestras expectativas son tan altas que nunca nos sentimos satisfechos con lo que conseguimos ni tampoco con lo que hacen los demás por nosotros. La gratitud tiene que ver con el manejo de las propias expectativas, de aquello que espero de los otros y de la vida. Mientras más expectativas tengo, más difícil aceptar lo que los otros nos ofrecen. Incluso a nivel personal, hay personas que cuando consiguen lo que quieren, inmediatamente ponen el foco de nuevo en lo que no tienen. Enfocarse siempre en lo que nos falta hará que el camino hacia la felicidad sea imposible.

 

Las expectativas elevadas muchas veces van asociadas a creencias relacionadas con la exigencia. Si pensamos que las cosas nunca están perfectamente realizadas no tenemos motivos para dar las gracias. Pensamos que el otro no merece nuestro agradecimiento porque se podría haber esforzado un poco más, porque lo podría haber hecho mejor o porque es su obligación hacerlo. Esta actitud nos aleja de las otras personas, genera desconfianza y distanciamiento.

 

 

Cómo cultivarla

 

Sentirnos agradecidos nos desprende del egoísmo y nos permite cultivar la paciencia y el autocontrol. Cuando dejamos de pensar en nuestras expectativas en la relación con los demás, cambiamos la mirada que tenemos hacia ellos dando paso a agradecer aquello que nos aportan.

 

La gratitud es una forma de desarrollar la resiliencia, ya que cuando la adversidad llama a la puerta, reconocer las cosas por las que nos sentimos agradecidos, incluso en los peores momentos, nos ayudará a sobrellevar mejor los problemas.

 

La gratitud es un sentimiento que puedes desarrollar. Algunos consejos prácticos para fomentarla son los siguientes:

 

  1. Coge un papel y escribe una lista de todas aquellas cosas por las que te sientes agradecido. Quizás primero te resulte difícil, pero a medida que escribas irás descubriendo razones por las que sentirte así.
  2. Escribe un pequeño diario anotando todos los proyectos que has conseguido o las cosas que te hayan salido bien. Revísalo en momentos difíciles, y te darás cuenta que te ayuda a cambiar la perspectiva.
  3. Envía un mensaje, llama o habla con personas de tu entorno profesional o personal dándoles las gracias por algo que hayan hecho por ti o simplemente por estar cuando las necesitas.
  4. Mira hacia el futuro. Mirar al futuro te permitirá darte cuenta de las cosas de las que estás disfrutando ahora que puede ser que más adelante ya no las tengas. Pensar en lo que no tendremos en el futuro nos ayuda a valorar y disfrutar más el presente y disfrutarlo.

 

 

Cultivar la gratitud cada día dando las gracias por estar vivos, por tener salud, por tener personas que nos quieren, por nuestra familia, por tener empleo, por tener una casa, etc… facilita estar abierto a aquello que nos ofrece la vida, el contacto con los demás y nos hace sentir positivos y con más energía. La gratitud ayuda a nuestra alma y nuestro corazón.

 

¡Feliz semana!

No hay comentarios

Escribir un comentario

¡NO TE PIERDAS MIS POSTS!

¡Subscríbete a mi newsletter!

Y recibe la "Guia para conseguir tus objetivos". 
¡SUBSCRIBIRME AHORA!
X