Blog

Enfócate: Olvídate de la multitarea

  |   Desarrollo personal   |   No hay comentarios

¿Has notado alguna vez que tienes la cabeza a punto de estallar por ir a mil por hora, realizando varias tareas a la vez y sin tiempo para respirar? Vamos corriendo todo el día con lo que tenemos que hacer en el trabajo y en casa. Además estamos saturados de información y las redes sociales, el wassup y el móvil nos pueden llegar a colapsar. Demasiado a menudo, para poder gestionar las cosas que tenemos que hacer, optamos por realizar la multitarea. Hacemos varias cosas a la vez: hablamos con un colaborador mientras escribimos un mail, cuando estamos en una reunión miramos los wassups o contestamos mails, conducimos mientras hablamos por el móvil, preparamos la cena mientras nuestro hijo nos explica un problema que ha tenido en el colegio, o miramos la televisión mientras nuestra pareja nos está hablando.

 

Con esta manera de estar en nuestro día a día al final conseguimos que nuestro cerebro trabaje de forma superficial sin prestar una atención más profunda a lo que pasa a nuestro alrededor. Y esta dinámica produce que cada vez nos cueste más concentrarnos y poner atención en lo que hacemos. Este trasiego nos acaba causando un inmenso cansancio que provoca que por la noche nos sentemos en el sofá de casa exhaustos.

 

La multitarea nos parece una buena solución para ser más eficientes en nuestro día a día, pero lo que produce es que no entremos en profundidad en nada. Escuchamos menos, ponemos menos atención a lo que hacemos y nos cuesta más concentrarnos.

 

¿Qué podemos hacer para recuperar la atención y el estar más presente cada día en aquello que hacemos?

 

  1. Haz una cosa detrás de la otra de manera consciente. Oblígate a hacerlo. Aunque parezca evidente y que es fácil de hacer, la verdad es que no lo es tanto, y lo digo por experiencia.

 

  1. Ponte en “OFF” cuando tengas algún proyecto, tarea, preparación de reunión, etc. Conecta tu móvil en modo avión, cierra el mail o programa que no te entren notificaciones durante el tiempo que necesites, cierra tu explorador si no tienes que buscar información para lo que tengas que hacer, descuelga el teléfono fijo, si estás en la oficina avisa a tus compañeros que no te molesten durante el tiempo que necesites realizar lo que te has propuesto. Si estás en open space y aparece algún colega simplemente dile que no puedes atenderle, que le llamarás cuando acabes. Enfócate y céntrate en lo que tienes entre manos. Verás cómo trabajarás con más atención y concentración y el resultado será muchísimo mejor.

 

  1. Encuentra un momento de silencio a lo largo del día, unos minutos, para recentrarte. Respira profundo varias veces y si puedes, cierra los ojos y deja que tus pensamientos pasen sin ponerles atención. Esto nos sirve para cargar pilas y tomar conciencia de cómo estamos. A partir de aquí nos resulta a veces más fácil volver a enfocar lo que tenemos que seguir haciendo. Personalmente, recuerdo que hace algún tiempo el único momento que encontraba para estar en silencio durante el día era cuando entraba en el coche después del trabajo antes de irme a casa. Al entrar en el coche cerraba los ojos, apoyaba la cabeza en el reposacabezas y estaba así unos minutos, sin pensar en nada en concreto sólo descansando y sin hacer caso de los pensamientos que me pasaban por la mente. Esto me permitía cargar pilas para llegar a casa más tranquila, rompiendo con el día para poder dedicarme con más atención a mi familia. Busca tu momento.

 

  1. Dedícale atención plena como mínimo a una conversación al día. Hazlo con quien quieras y aunque la conversación no sea importante. Decide de forma consciente que aquella conversación que inicia tu colaborador, jefe, pareja, hijo o amigo, la vas a escuchar con atención plena. Mira a los ojos a la persona que te habla y concéntrate en lo que te está diciendo. La escucha plena ayuda a que entendamos mejor lo que nos están expresando, la otra persona se siente más escuchada y muchas veces se evitan algunos malentendidos provocados por las prisas.

 

Empieza a practicar estas estrategias cada día y verás tú mismo el resultado. Todas ellas nos ayudan a estar más centrados y a ser más eficientes en lo que hacemos.

No hay comentarios

Escribir un comentario

¡NO TE PIERDAS MIS POSTS!

¡Subscríbete a mi newsletter!

Y recibe la "Guia para conseguir tus objetivos". 
¡SUBSCRIBIRME AHORA!
X