Blog

¿En qué estado emocional está tu equipo? El miedo (1/5)

  |   Gestión equipos, Inteligencia emocional, Liderazgo   |   No hay comentarios

Estos días estoy impartiendo un curso de “Líder coach” para managers de una consultoría tecnológica. Uno de los temas tratados ha sido los estados emocionales de los equipos. De forma individual, les pedí que pensaran en una experiencia profesional en la que vivieran una emoción colectiva positiva y otra más dolorosa. Y ocurrió algo fascinante: Varios de ellos anotaron la misma situación de emoción colectiva positiva. Tenían en la memoria la importancia del momento, lo que hicieron, y la alegría que vivieron. La recordaban y cuando expresaron en voz alta la situación, otras personas del grupo también comentaron el recuerdo de ese momento.

 

Un estado emocional colectivo es el conjunto de sensaciones, sentimientos y acciones que se dan en un equipo en un momento determinado. Los equipos se entusiasman y también se deprimen, se alegran o se frustran. Daniel Goleman apunta que el estado emocional del equipo puede alterar hasta un 30% el desempeño o los resultados del equipo, manteniendo estables otras variables. Así que el estado emocional del equipo puede expandir o contraer su talento y su rendimiento.

 

Por ello, es relevante tratar la gestión emocional del equipo. Las emociones se contagian con lo que en muchísimas ocasiones las emociones del equipo acaban contagiando al individuo. Una vez tuve a un jefe que decía que motivado se viene de casa. En parte, es una opinión que personalmente comparto a pesar que reconozco, que a veces, es muy difícil mantenerla. Si entras en la oficina y el ambiente es de queja constante, de criticar al jefe, los compañeros a otros departamentos o hay falta de ganas de hacer las cosas y el ambiente es de no aportar porque nada cambiará, esto se acaba contagiando, provocando que cueste mucho a nivel individual poder mantener el estado interno de motivación con el que se venía de casa.

 

Por otro lado, el estado emocional del líder también se contagia. Si nosotros vemos que nuestro responsable entra con ganas a la oficina, está contento, con energía, resolutivo, etc., nos genera confianza y tranquilidad, ya que incluso en momentos de muchas dificultades o mucho trabajo, influirá en el estado de ánimo del equipo positivamente. Si por el contrario, nuestro responsable entra con los hombros caídos, cansado, resoplando a cada tema que le comentamos, nos generará desaliento, desconfianza o incluso rabia o frustración.

 

El líder tienen un papel relevante en el estado emocional del equipo, en el clima y en el rendimiento y en función de cómo los gestione obtendrá unos resultados u otros.

 

Según Javier Fernández Aguado (@Jferagu), existen 5 estados emocionales básicos en los equipos: el miedo, el enfado, la tristeza, la alegría y la estabilidad. A lo largo de este post y los siguientes posts, os iré detallando algunos de ellos, en qué consisten y que podemos hacer para cambiarlos.

 

Cuando el miedo entra por la puerta el talento sale por la ventana”

Cita de P. Jericó (@PilarJerico) en su libro “No miedo”

 

 

El primer estado emocional básico es el miedo.

 

El miedo es una emoción que nos protege en situaciones de peligro y gracias a ella hemos sobrevivido como especie. Sentimos ansiedad cuando prevemos situaciones de peligro. Las acciones asociadas a esta emoción son la huida, el ataque, la parálisis o la sumisión. La dificultad aparece cuando el miedo se apodera de nosotros, y en el caso que nos ocupa, del equipo. Cuando pensamos en situaciones de “peligro” que no sabemos si van a suceder y generamos toda una serie de conversaciones que paralizan y generan ansiedad y angustia.

 

El miedo en los equipos puede adoptar distintas formas:

  1. Indefensión: Los miembros del equipo se sienten incapaces de expresarse con libertad.
  2. Inseguridad: Demuestran exceso de precaución y desconfianza. No se atreven a decir abiertamente lo que piensan.
  3. En consecuencia, las personas del equipo se sienten frustradas, por no sentirse libres para plantear o sugerir ideas nuevas o tareas distintas o sencillamente manifestar su punto de vista por miedo a las consecuencias.

 

El miedo paraliza, y deja al equipo en una situación de stand-by. No hacen, no dicen, no proponen por temor a represalias, porque se vislumbran cambios en el departamento o en la empresa, y aparecen pensamientos como “mejor quedarse quieteciento a ver si…”, “si digo lo que pienso igual no me tienen en cuenta para…”, “a ver si se enfada y me coge manía…”, “con el ERE a la vista a ver si me van a echar a mi por hablar…”.

 

El miedo mantenido en el tiempo genera ansiedad, pérdida de creatividad, desmotivación, bloquea la habilidad de pensar, de ser ambiciosos con los objetivos con lo que el rendimiento irremediablemente se ve afectado.

 

José Antonio Marina explica en su libro “Anatomía del Miedo” que para reducirlo debemos desdramatizar, informar, explicar el problema. Ante situaciones de cambio, a menudo los responsables deberían dar el “susto” al equipo, explicar con mayor claridad el problema, dar más información o toda aquella que podamos dar. De esta forma evitamos la rumorología que en muchas ocasiones es el “combustible” que alimenta el miedo en las empresas.

 

¿Y si nos damos cuenta que somos nosotros, como líderes del equipo, que por nuestra forma de actuar generamos estos miedos?

 

Tomar consciencia ya es el paso más importante. Dejar al equipo que se exprese, escucharle sin juzgar, poner en marcha algunas de las ideas que proponen, olvidarnos de nuestro ego, pensar que ellos son capaces de resolver los problemas y darles el espacio para que lo hagan, son acciones que nos podrán ayudar para que el equipo vaya cogiendo confianza y saliendo de ese estado emocional limitante.

 

Os invito a tomar distancia, observar a vuestro equipo y reflexionar:

– ¿Tu equipo está en el estado emocional de miedo?

– ¿En qué dimensiones están: frustrados, inseguros, indefensos?

– ¿Está pasando algo en el departamento o en la empresa que pueda provocar esta emoción?

– ¿Cómo responsable del equipo, estoy influyendo en crear o mantener ese estado emocional?

– ¿Qué puedo hacer para cambiarla?

 

 

¡Buen fin de semana!

 

No hay comentarios

Escribir un comentario

¡NO TE PIERDAS MIS POSTS!

¡Subscríbete a mi newsletter!

Y recibe la "Guia para conseguir tus objetivos". 
¡SUBSCRIBIRME AHORA!
X